Visitas

miércoles, 8 de junio de 2011

Invierno esperando.

Noches de continuas pesadillas y días tratando de sonreír. Así iba pasando el tiempo en aquel quinto.

-¿Quieres saber qué es lo que no me deja dormir?
-Claro, cuéntame.
-Cada noche sueño que hay algo ahí, creciendo, moviéndose – dijo señalando su tripa – pero luego despierto y me siento así, vacía. Es duro cerrar los ojos y ver cumplido nuestro sueño, abrirlos y notar que me falta el aire.

Luis la abraza, hay veces que no se puede ni se debe decir nada. Algún día será, él lo sabe y se lo recuerda a menudo, tendrá los ojos azules de su madre y le gustará la mermelada de fresa tanto como a él.

Es el deseo que tienen pendiente, un invierno esperando y una barriga feliz.

4 comentarios:

  1. Hay esperas maravillosas,
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Ojalá que lo consigan :) otro abrazo más :) y muchas gracias por tu comentario :)

    ResponderEliminar